SECUESTROS, CHANTAJES Y TORTURAS: 8658 AÑOS DE PRISIÓN A UN “GURÚ” QUE TENÍA ESCLAVAS SEXUALES

El telepredicador turco Adnan Oktar, líder de una secta islamista y conocido por su programa televisivo en el que aparecía rodeado de mujeres ligeramente vestidas a las que llamaba “gatitas”, fue condenado a un total de 8.658 años de cárcel por abuso sexual, tortura, fraude, secuestro y creación de una organización criminal.

Oktar, también conocido como Harun Yahya, llevaba un estilo de vida extravagante en Estambul hasta 2018, cuando fue detenido junto a más de 160 de sus seguidores.

Leé también: Una mujer le puso sedantes a la comida y drogó a su exmarido para robarle más de 20 mil euros

El sexagenario fue condenado a inicialmente a 1.075 años de prisión en enero de 2021, antes de que el veredicto fuera anulado por un tribunal de apelación. La corte de Estambul rebajó ligeramente la pena hasta 891 años, pero decidió sumar otras trece sentencias contra subordinados de Oktar, al considerar al telepredicador como responsable último de esos delitos, con lo que pena total es de 8.658 años de cárcel.

En total, el tribunal juzgó a 215 personas del entorno de la secta, de las que 72 estaban en prisión preventiva.

En el extranjero, Oktar se dio a conocer con un “Atlas de la creación” en el que rechaza la teoría de la evolución de Charles Darwin. En una entrevista de 2010 con la BBC, Oktar dijo que Darwin fue “una gran inspiración para muchos terroristas”.

“Hitler, Mussolini, Stalin y muchos otros terroristas famosos, todos dicen claramente que han estado bajo la influencia de Darwin (…) Sin Darwin, el terrorismo es casi imposible”, declaró.

En su programa, en un canal televisivo de su propiedad, Oktar aparecía siempre acompañado de chicos y chicas jóvenes, que realizaban bailes provocativos.

Lavado de cerebro y explotación sexual

Los exintegrantes de su secta aseguran que la mayoría de las mujeres pasaban por un lavado de cerebro, amenazas, chantajes y se las esclaviza sexualmente. Según estas acusaciones, el grupo envía a devotos fiables a “cazar” jóvenes apuestas, pero también hombres de familias acomodadas. Las mujeres, una vez reclutadas, perdían el contacto con sus familias.

El telepredicador estaba acusado de haber utilizado a las afiliadas a su secta para ofrecer servicios sexuales a personajes de perfil público, desde políticos a periodistas, a la vez que recogía información privada de estos clientes para luego chantajearlos, señala el diario turco Sabah.

Según la BBC, las mujeres de la secta se convertían en “hermanas” cuando se casaban con Oktar. Una vez era considerada una “hermana”, ninguno de los discípulos de Oktar -a los que se llamaban “leones”- tenía permitido tener relaciones sexuales con ella.

Sin embargo, las mismas fuentes dicen que si una mujer no se convertía en “hermana”, entonces se convertía en “motor”, es decir que podía ser abusada por otros hombres.

Cuando Oktar ha sido confrontado con estos señalamientos, ha dicho que el ataque a su persona es parte de una conspiración mundial -dirigida por los servicios de inteligencia británicos- para dañarlo a él y a su organización.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: